El lenguaje de la imagen se ha convertido en el lenguaje universal por excelencia. Ya sea para vender un producto, un servicio o simplemente para darse a conocer, nunca ha sido más cierto lo de que Una Buena Imagen vale más que Mil Palabras.-